De boca en boca

boca a boca

No es una gran revelación afirmar que a los médicos se llega por recomendación de un amigo hipocondríaco y que a los restaurantes por el consejo de un cercano conocedor de los secretos del arte culinario. Pero es más difícil imaginar que los productos y servicios masivos se pueden promover y convertir en modas de boca en boca. Es sorprendente que poco más de dos tercios de la economía norteamericana se mueve por la influencia de este potente mecanismo, según lo demuestra un estudio de la consultora McKinsey & Company. Renee Dye, autora de esta investigación sostiene que es posible incorporar el boca en boca en la promoción de productos y servicios, en la medida que se derriben algunos mitos acerca de este fenómeno. Muchos piensan que lo que los americanos llaman Buzz (el ruido social que generan las modas, por ejemplo) ocurre por simple causa del azar. Pero se desconocen las tácticas que desatan y sostienen conversaciones acerca de un producto en el tiempo.

Continuar leyendo