Sacando la Foto

Sacando la Foto

Aburridos a la espera del inicio de una reunión, un amigo me propuso que hiciéramos una empresa. ¿El giro?, le pregunté. “Tasar huevones” respondió. “El semblanteo es el 50% en todo”, me dijo. Confiado en su habilidad para la prestación del servicio aseguró ser capaz de “sacarle la foto” a un individuo en una conversación de no más de diez minutos. El asunto me comenzó a intrigar. ¿Cual sería el modelo del negocio?, inquirí. Bueno, dijo, podemos cobrar una tarifa piso por un informe corto que despachamos con un encuentro de diez minutos con quien se nos encargue semblantear. Pero, si el cliente quiere un scanner, pedimos conocer a la señora o al marido, y entramos a su casa. Continuar leyendo